RUTA 25: PUNTA VALLEMONA 1874 MTS DESDE NOCITO. SIERRA DE GUARA







Destalentados, esa es la palabra que nos define.
Destalentados por salir con 5 grados bajo cero.
Destalentados por circular por caminos llenos de hielo.
Destalentados por subir a un pico que parecía imposible

Recuerdo a nuestra abuela cuando pasábamos los veranos de nuestra infancia en un pequeño pueblo: Rodanas. Llegábamos a casa a la hora de cenar llenos de sangre por las rodillas de las caídas y con la cabeza con cuqueras de tirarnos piedras. Conforme entrábamos, Fernando, Carlos y yo pasábamos corriendo por delante de ella y aún la oigo chillar:
¡¡¡ Destalentados !!! mientras sorteábamos sus collejas…
¡¡¡Pero que felices éramos y que felices somos ahora!!!
Sorteando las collejas de nuestras mujeres… cuando llegas tarde por salir con las bicicletas¡¡¡
El tiempo no pasa, jajaja.


PUNTA VALLEMONA   1.874 MTS

PICO ANTERIOR AL TOZAL DE GUARA



Tiempo de ida y vuelta:                 5,01 horas

km:                                                            41,26 km

desnivel:                                               1.133 mts

dificultad técnica:                       media

Dureza:                                                  Dura

Ojo¡¡¡:                                             velocidad media 8,2 km/h.


                                                                                                                                   o  o  o  o  o  o












                                                                                                                                   o  o  o  o  o  o







QUE VEREMOS:

La sierra de guara nunca defrauda.


Ascenderemos desde el valle de Nocito hasta el pico más alto de la sierra de Guara, el Tozal de Guara a 2.077 mts. 

A simple vista parece un pico inaccesible en bicicleta.

Circularemos por el singular LLANOS DE CUPIERLO un especial paisaje lunar cubierto de "cráteres."

Transitaremos por el pedregoso y desolado vértice con unas vistas impresionantes.



                                                                                                                                   o  o  o  o  o  o


"Explorar es dejar que la vida nos sorprenda"

Siempre habrá un lugar por descubrir, un destino más por conquistar.

La cumbre del Tozal de Guara, ahora cubierta por una fina capa de nieve, la tenemos enfilada desde hace algún tiempo. No pasará mucho para que coronemos su punto más alto, 2011 mts sobre el nivel del mar.

                                                            "28 de febrero de 2015"




  Tozal de Guara cara sur desde Loporzano 


                                                                                                                                   o  o  o  o  o  o







                                                                                                                                   o  o  o  o  o  o

En la cabecera de este valle de incomparable belleza, situado en la vertiente norte de la Sierra de Guara , Nocito es un pueblo con el tipismo puro de montaña. El silencio, donde el simple vuelo de un pájaro se deja escuchar, la tranquilidad y el descanso son las cualidades que caracterizan a este entrañable pueblo rodeado de paisaje de árboles y picos, que consiguen que te pierdas del mundo y del tiempo.

                                                                                                                                   o  o  o  o  o  o


A este tranquilo rincón se accede desde la antigua carretera del Monrepós, antes de entrar en el túnel de la Manzaneda tomaremos el desvío a la derecha que nos encamina a Belsue. Una carretera asfaltada aunque estrecha y retorcida durante 20 km.


                                                                                                                                   o  o  o  o  o  o

                                                                                                                                   o  o  o  o  o  o
                                                                                                   
         




                                                                                                                                   o  o  o  o  o  o





Tozal de Guara cara norte desde Nocito 

                                                                                                                                   o  o  o  o  o  o



Cuando desciendo del coche, veo las indicaciones de Carlos apuntando a lo alto de la montaña a la que se supone debemos ascender. Siento, en cuestión de segundos, que los músculos de las piernas se me convierten en mantequilla. Decido no desperdiciar ni el aliento, contestándole a aquella broma. Ahora ya se en que me voy a gastar mi próximo sueldo: en comprarme una motocicleta…



                                                                                                                                   o  o  o  o  o  o






                                                                                                                                   o  o  o  o  o  o



Respiro profundamente y empiezo a masajearme los muslos, agarrotados por el esfuerzo de solo contemplar semejante mole maciza destacando bajo la bóveda azul del cielo. Noto un escalofrío que proviene de mis partes bajas. Creo, que me he hecho caquita.

Este otoño cumplí cincuenta y dos años y, aunque me queda el consuelo de que no los aparento, cada uno de ellos pesa como una losa a la espalda. La edad tiene esas cosas.




                                                                                                                                   o  o  o  o  o  o







                                                                                                                                   o  o  o  o  o  o




El frío me saca de mi ensoñación y me devuelve a la realidad. La cara de mi hermano no admitía bromas. Comprendo que la película que hemos venido a ver hoy no proviene de ninguna copia de algún filme famoso, ni de ningún rollo perdido del cine mudo, ni del cinexin.

En la película de hoy, nosotros somos los protagonistas. Y no valía escabullirse. Por eso me había levantado a las seis de la mañana. Por eso habíamos cargado las bicicletas y por eso estábamos allí, a cinco grados bajo cero, en gayumbos, vistiéndonos adecuadamente junto al cementerio.

En algunas películas, el operador avanza a trompicones con bruscos cambios de luz y enfoque, que apenas permiten reconocer el lugar por donde se desarrolla la trama. Pero hoy no. Todo es nítido. La niebla la dejamos atrás en el otro valle y marchamos decididos, con la confianza ciega pero sin saber predecir lo que iba a suceder a partir de aquel momento. 


                                                                                                                                   o  o  o  o  o  o







                                                                                                                                   o  o  o  o  o  o






                                                                                                                                   o  o  o  o  o  o




Ascendemos a buen ritmo, atrás hemos dejado el asfalto de San Urbez y tomamos una pista inclinada, bastante inclinada, que serpentea entre quejidos y encinas. Son tantas las zetas que realizamos que parece que giramos sobre una escalera de caracol o en un carrusel de dragones que asciende en espiral hacia en el infinito. 




                                                                                                                                   o  o  o  o  o  o







                                                                                                                                   o  o  o  o  o  o







                                                                                                                                   o  o  o  o  o  o






                                                                                                                                   o  o  o  o  o  o








                                                                                                                                   o  o  o  o  o  o








                                                                                                                                   o  o  o  o  o  o



El sol se alzaba en el cielo pero no tenia la suficiente fuerza como para fundir el hielo que cubría la pista. Superada la media luna que formaba el camino nos acercamos para fisgonear,   en la casa-refugio de Fenales. El llamativo de su color, azul turquesa chillón y la puerta entreabierta incitaron nuestra morbosidad.  El interior parecía un viejo bazar de antiguedades, Un viejo armario, una mesa, unas sillas, una negra chimenea y un altillo que podía hacer las veces de dormitorio. El refugio podía hacer perfectamente su cometido, Se veia que habia sido arreglado recientemente, lastima la guarreria de las personas incapaces de llevarse la basura que producen. 

En el exterior Carlos manipuló con mano experta una antigua bomba de agua manual que permanecía al lado de la edificación. Sobre el buff esgrimió una pícara sonrisa recordando algo de la antigüedad. Movió la palanca con mano enérgica mientras un sospechoso crujido salia del interior. El tope del tensor había llegado a su fin y el émbolo rascaba reseco. El ciclista examinó la las piezas con la vista y acto seguido oteo el suelo. Bajo él, el bote que debe permanecer siempre lleno para cebar. Había que verterlo en su interior, . De otro modo imposible ascender el agua de esta útil y oxidada chatarra. - No creo que vayamos a conseguirlo.  El hielo que  cubre el cubo hace difícil la maniobra. Así que lo dejo para no estropearla más...




                                                                                                                                   o  o  o  o  o  o







                                                                                                                                   o  o  o  o  o  o







                                                                                                                                   o  o  o  o  o  o







                                                                                                                                   o  o  o  o  o  o






                                                                                                                                   o  o  o  o  o  o

Alcanzamos los Llanos de Cupierlo después de otra muy fuerte subida. Paramos un momento a coger aire. 

Desde esta magnífica ventana todo aparece luminoso, un cielo cuya trasparencia nunca hubiera creído viniendo de la ciudad cubierta de densa niebla durante un mes. 

Un manto de nieve resplandecía sobre las montañas más altas del Pirineo. Una ordenada hilera de picos dibujaba una acuarela con forma de  islas que emergen sobre un azul mar,  las Tres Sorores: Cilindro, Monte Perdido y Soum de Ramond, las tres cúspides del valle de Ordesa.

                                                                                                                                     o  o  o  o  o  o







                                                                                                                                   o  o  o  o  o  o







                                                                                                                                   o  o  o  o  o  o







                                                                                                                                   o  o  o  o  o  o







                                                                                                                                   o  o  o  o  o  o



Nos encontramos en un paisaje espectacular, en medio de una inmensa estepa dorada como si de la superficie lunar se tratase, maltratada por una lluvia de meteoritos, numerosos cráteres se abren ante nuestra vista. Quedamos alucinados, ¿de que se trata?. lastima que la sequía y la falta de nieve que, aunque, nos ha permitido alcanzar esta altura en estas fechas, se encuentren vacíos de agua, lo que hubiera aumentado su belleza. 

A la vuelta volveremos a inspeccionarlos más de cerca. La idea de atravesar la pradera de esparto e introducirnos en la negra profundidad insondable de algún cráter podría parecer un disparate o una imprudencia, pero emular al comandante del Apolo 11, Neil Armstrong  y pronunciar sus famosas palabras mientras me dejaba caer en cámara lenta de la bicicleta fueron más fuertes, y no me paré a pensar en las posibles las consecuencias. 

Abandonaremos la senda más tarde y nos introdujimos entre ellos como si fuéramos una misión del  "mars exploration rover". 




                    


                                                                                                                                   o  o  o  o  o  o


Nos quedaba otra subida, otro tobogán cubierto de pequeños cantos rodados,  que hacía deslizarse al biciclo al lado más indeseado. La pendiente se hacía insoportable y no quedaba mas remedio que realizar el empujabici. Una voz interior empezaba a surgir y a interrumpir esos momentos de gozo y esfuerzo. Tan solo quedaban unos metros.

- Vamos, vamos...- murmuraba para mí, mientras seguía empujando enconadamente. Carlos ya había alcanzado la cima y la inspeccionaba alrededor del un mojón de piedras como un perro que desea marcar su territorio.







Pero la voz seguía carcomiendo por dentro. - Es tarde, es tarde, una vez más no vas llegar. El sonido de aquella voz trepaba por mi interior como el humo de un cigarrillo deseando salir al exterior. Como una presencia invisible. 

El dia de antes se había complicado un poco. Mi hija marchaba a Barcelona y solicitaba a última hora que la acompañara al autobús para llevarle las maletas. El implacable reloj continuaba su camino y a mi me devoraba por dentro. No debia fallar y menos en estas fechas navideñas. Me veía como el actor que no llega nunca al concierto de su hija, y veía su mirada asesina lanzando rayos cósmicos con los brazos en bruces.


                                                                                                                                   o  o  o  o  o  o







                                                                                                                                   o  o  o  o  o  o


Estábamos ya a casi 1900 mts. Nos quedaban menos de tres kilómetros para alcanzar la cumbre del Tozal  y doscientos metros de desnivel, quizá fueran los más duros pero Cronos me seguía  consumiendo con paso firme.  

Le insistí a mi hermano en abandonar. 

Marcamos el territorio silbando el aire del sur a nuestro alrededor. No es que fuera frío pero se calaba como una risa lejana, cruel y maléfica. Como otra voz que dijera:- Fuera de aquí. 







Alzó Carlos el dedo, desafiante señalando nuestro objetivo y de donde procedían las voces. En aquel instante el viento arreció y una nube en forma de espiral ascendió por la ladera dejándonos en penumbra durantes unos instantes. 

-Vamonos de aqui. No tengo tiempo, es como si la montaña quisiera avisarme. 


Y nos lanzamos a tumba abierta entre los agujeros de la Luna.


                                                                                                                                   o  o  o  o  o  o







                                                                                                                                   o  o  o  o  o  o




0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Popular Posts

Páginas vistas en total